miguel ángel rebollo

director artístico / production designer

La herida
Dir. Fernando Franco
95 min. | 2013  |  Kowalski Films / Elamedia / Encanta Films / Pantalla Partida Producciones / ETB

Mi primera película con Fernando Franco; fue rodada en localizaciones naturales de Madrid y el País Vasco. Resulta un trabajo de decoración sutil ya que los decorados estarían al servicio de una cámara en movimiento –en buena parte planos secuencia– que acompaña en tiros muy cortos al personaje principal a lo largo de todos los planos de la película.

Encontramos localizaciones muy sobrias que se adaptaban perfectamente a una historia que Fernando lleva a un punto de contención extrema. En un hospital cerrado se rodaron dos hospitales en los que la protagonista (Marian Álvarez) trabaja y un piso compartido donde tiene lugar una fiesta. Para el piso de la protagonista se realizó una exhaustiva búsqueda; queríamos que fuera una localización natural cuyas estancias se conectaran entre sí con fugas a otros espacios para que circulara el personaje con libertad y fluyera la cámara que en continuo movimiento la sigue en los largos planos secuencia que había planificado Fernando. También las ventanas, las fugas y los fondos debían cobrar su importancia así que las fachadas colindantes resultaban tan importantes como el interior. La ambientación respondía a una estética limpia y contenida de información visual; en esta casa donde vive con su madre debía advertirse cierta inquietud  y tensión y Franco no quería que la habitación de la protagonista aportara demasiadas pistas o la retratara claramente. La dificultad estaba en que la minimalización de los decorados y de la ambientación por la que apostamos no se tradujera en una reducción de la construcción de su personaje. Aunque la película es de corte naturalista considero que tiene un realismo muy poético entre otros por la economía de elementos visuales que jugamos. Al igual que Fernando había decidido dejar intuida buena parte del contexto de Ana yo trataba de encontrar un diseño de arte para toda la película que contara desde lo mínimo y que cuya decoración no resolviera para el espectador un diagnostico del perfil patológico de la protagonista. La propuesta fue lograr cierto extrañamiento en la atmósfera y que acompañara al espectador a la hora de definir su propio juicio.